El lado B de las famosas “Second year visas”

Para nosotros la vida en el campo ha sido extremadamente buena; hemos podido ahorrar en alojamiento, no pagamos cuentas, únicamente 40 dólares para internet, hemos podido juntar algo de plata trabajando en las manzanas ahora que llevamos un ritmo de cosecha aceptable, y sin dejar de lado lo más importante, todo lo que hemos aprendido es invaluable para nosotros. No obstante, es difícil mencionar que paralelamente a nuestras vidas, otros viven de manera realmente cruel y deplorable.

Creo que gran parte de la sociedad vive sometida a ideologías y valores estandarizados, y por supuesto al maldito sistema, lo que forma una especie de burbuja que te mantiene encerrado, forjando una estructura mental creada con lo que te dictan tus padres, colegio y la comunidad.

Siento que viví de esa manera gran parte de mi vida, y hace unos pocos años comencé a salir de esa estructura mental, escapando de esa burbuja e informándome más de lo que la misma me proporcionaba, forjando mis propias ideologías y convicciones. Y desde ese momento me di cuenta que muchas cosas que creía ciertas eran en realidad mentira y había todo un mundo por descubrir, bueno y malo.

Australia ha sido la puerta de entrada a este nuevo mundo y en donde no sé si quedarme o arrancar. Aquí es donde nace mi nuevo miedo, el de nunca poder salir del omnipotente sistema del terror.

Australia es un país que es vendido a nivel mundial como el paraíso para los jóvenes, que recién salen de casa y antes de vivir en la burbuja quieren divertirse, conocer gente, juntar plata y viajar. Desde los comienzos Australia ha ido formando su civilización por inmigrantes, británicos, griegos, italianos, indios, chinos, etc. Hoy por hoy la mano de obra Australiana está conformada básicamente por los inmigrantes modernos, llamados “Backpackers”.

Los backpackers están conformados por  jóvenes de 20 a 30 años que vienen a sacar provecho de un país con clima cálido, paisajes únicos y con el salario mínimo más alto del mundo. En su mayoría, los “Backpackers”, vienen a juntar plata para seguir viajando o en algunos casos para enviarle a sus familias. En un año se puede ahorrar plata que no podrías juntar ni en 7 años trabajando como profesional en Chile por ejemplo. (Es relativo, pero es así).

Sé que muchos han tenido experiencias positivas trabajando en Australia, como la mía y de Juan Pablo que hasta el momento ha sido más positiva que mala, pero también hemos presenciado en primer plano como el sistema ha sido negligente en resguardar condiciones mínimas de trabajo proporcionadas por los empleadores a los “Backpackers”.

Sólo algunos ciudadanos de países europeos, asiáticos y de aquellos pertenecientes al “Commonwealth”, tienen el beneficio de solicitar la extensión de la visa WH Australia por segundo año, pero, a cambio de trabajar 88 días en áreas de trabajo y zonas establecidas por el gobierno.

La industria agrícola y ganadera es una de las áreas con mayor oferta de trabajo y por ende la más cotizada por los “Backpackers”.

Durante el 2011 más de 560.000 backpackers visitaron Australia, en su mayoría de países europeos. Hacia finales de los años 90s que la inmigración de backpackers internacionales ha crecido enormemente y desde entonces Australia ha formado un sistema de trabajo, de mano de obra principalmente, en base a estos mochileros.

Durante nuestra estadía trabajando en la cosecha de manzanas para una de las empresas más grandes de Australia en el rubro, alrededor  de 50 personas participaban en las labores de cosecha durante la temporada (Comienza en Febrero y termina a mediados de Mayo) en Harcourt, desde el manejo de los tractores, supervisores y temporeros. De las 50 personas aprox involucradas, 45 de ellas eran backpackers, 1 era supervisor y el resto todos temporeros. De los temporeros no había ningún Australiano.

¿Por qué ningún Australiano trabaja en el campo?.
Bueno hay muchos factores involucrados. Primero partir por explicar que el estado Australiano entrega un subsidio monetario a todos los ciudadanos australianos que no se encuentren trabajando y también a los aborígenes. Monto que les alcanza para vivir con insumos básicos. Además, el estado proporciona viviendas sociales (Boarding houses) a cambio de una renta ínfima a personas indigentes, que reciben también el subsidio.

Supuestamente el estado toma esta iniciativa para erradicar la pobreza, y de hecho es casi inexistente por estos lares.

Dicho lo anterior, a la hora de búsqueda de trabajo los Australianos al gozar de estos beneficios y de excelentes sueldos, sus estándares y exigencias son bien altas. Y por otro lado, tenemos a jóvenes backpackers que con tal de conseguir su extensión de visa de trabajo son bastante más flexibles con las condiciones de trabajo y sueldos ofrecidos por las granjas, lo que de alguna manera ha retroalimentado un sistema de malas prácticas, en donde no existe ningún tipo de fiscalización, generando así un círculo vicioso dependiente.

En varios sitios y grupos de Facebook me he topado con historias terroríficas de backpackers siendo explotados, sin recibir sueldos y viviendo en condiciones terribles dejando a algunos en la calle sin ni un peso. También algunos han debido literalmente arrancar de las granjas donde han sufrido maltratos y otros incluso han muerto a lo Wolf Creek. En este último caso extremo desde que estamos en Australia he escuchado al menos 2 casos de backpackers que han muerto o han terminado gravemente heridos.

Mi misión de contarles esto no es para generar pánico ni tampoco para generalizar, sino más bien para dar conocer los riesgos y que es más común de lo que uno cree.

Desde que el gobierno comenzó a iniciar cambios en la legislación referente a los impuestos que deben pagar los portadores de Working Holiday Visas, muchas granjas se han tenido que enfrentar a la disminución de mano obra generando una fuerte repercusión en el rubro. De hecho me pareció irónico el comentario que hizo mi supervisora de las manzanas sobre este tema, cuando me dijo que si la ley de impuesto se hacía efectiva iba a ser desastroso para las granjas y que ya han notado un cambio notorio, señalando que no están dispuestos a contratar Australianos porque son muy exigentes con las condiciones de trabajo y los sueldos. Lo que después de conocer cómo viven los mochileros me di cuenta del porque tan exigentes.

Recuerdo cuando al terminar una jornada de cosecha y todos caminábamos hacia nuestros respectivos autos, un grupo de asiáticos entraba a un galpón al lado de una casa de granjeros pertenecientes al huerto donde trabajábamos. Me quedé observando y por lo menos 10 personas vivían en carpa adentro del galpón que contenía una especie de cocina improvisada. Creo que estuve una semana sin dormir pensando en los pobres mochileros que seguramente pasaban frío terrible y yo acostada calentita en una cabaña propia con estufa a leña, esa imagen aún me atormenta.

Con el paso del tiempo comenzamos hacernos amigos de algunos de los mochileros que vivían en las casas de los granjeros y nos contaron que el acuerdo de alojamiento consistía en el pago de 100 dólares a la semana por vivir dentro de la casa o 35 dólares por vivir afuera con carpa o en el auto haciendo uso de las instalaciones de la casa. Las casas albergaban a 10 personas y debían compartir un sólo baño, que en una de ellas se encontraba afuera con nido de arañas “Hunstman”, como nos relataba una de las chicas de esa casa. El lado bueno de esto era que el pago de arriendo era proporcional a los días que se trabajaba, contrario a los working Hostels (Ya hablaré sobre los working hostels) que pagas la semana completa con o sin trabajo.

Aunque la  elección es propia, no deja de darme rabia que se acepten este tipo de condiciones y que esta opción no debería ser ofrecida, por que como dije anteriormente, en mi opinión, es seguir condicionando un sistema de malas prácticas.

Por otro lado, tenemos a las granjas familiares, Wwoof y Working Hostels. Las granjas familiares, suelen ser una muy buena opción para quienes sólo buscan viajar y conocer Australia, el intercambio consta en trabajar alrededor de 30 a 40 horas a la semana en la granja a cambio de comida y alojamiento.

Hacer Wwoofing es una alternativa más confiable, a través del pago de una membresía anual en el sitio wwoof.com.au puedes hacer trabajos voluntarios en granjas a cambio de alojamiento y comida.

También es muy común  las “Au Pairs” que son nannies  puertas adentro. Familias buscan a backpackers mujeres que viajen solas para que cuiden a los niños y ayudar en las tareas hogareñas, en algunos casos ofrecen un salario semanal además del alojamiento y comida.

En cualquiera de estos casos es muy importante establecer bien con anterioridad, las funciones, horas de trabajo y el salario en caso de ser ofrecido. De lo contrario arriesgas tiempo y plata en llegar a un lugar donde las condiciones son distintas a lo que esperabas, así que cerciórate bien de todo y siempre tener un plan de respaldo.

Los Working Hostels me dan escalofríos, a pesar de que nunca he ido a uno, no he escuchado muy buenas referencias de este sistema de trabajo. Los WHostels son hostales exclusivos para mochileros que buscan trabajo en granjas ya sea para ahorrar dinero o para extender su segundo año de visa. La mayoría funciona a través del pago de un “abono” o cargo para realizar la reserva del alojamiento además del pago semanal que ronda entre los 150 a 200 dólares, dependiendo del número de camas por habitación,  y el hostal es quien se encarga de gestionar el trabajo.

El riesgo es que pueden pasar semanas sin que haya trabajo y deberás seguir pagando el alojamiento, pudiendo gastarte cada centavo esperando por uno.

Para nosotros la experiencia en granja ha sido más que excelente ha sido de un constante aprendizaje y estaremos siempre agradecidos de la oportunidad. Sé que la mayoría tiene experiencias positivas viniendo a Australia, sin embargo no puedo dejar de lado a quienes se aprovechan de un sistema que ha ido desvirtuando el verdadero propósito de las whv.

Consejos para evitar estafas y malas experiencias en Australia:

  • Primero averigua como son las leyes laborales en Australia, el sueldo mínimo legal en zonas rurales y urbanas. Ingresa AQUI para más info.
  • Si quieres trabajar en granja, haz una investigación previa del lugar. En facebook hay varios grupos de backpackers donde cuentan las malas experiencias en las granjas y granjeros publican ofertas de trabajo. Son de mucha ayuda para obtener referencias de los lugares. Uno de los Grupos se llama “Backpackers Jobs Australia”.
  • Establece bien, y por escrito, las condiciones de trabajo, sueldo, alojamiento, etc. antes de aceptar cualquier oferta.
  • Ten siempre un plan de respaldo, podrías ahorrar mucho tiempo y plata.
  • Evita pagar por adelantado sumas de dinero sospechosas por algún trabajo o alojamiento que esté publicado en Gumtree, ya que algunos anuncios pueden ser estafas. Hazlo una vez que hayas llegado al lugar, corroborando que exista.
  • Nunca des tu TFN a nadie, sólo cuando tu empleador te haga llenar el formulario de impuestos y Superannuation. El TFN puede ser usado para fraudes.

Recuerda dar a conocer a las autoridades si has tenido una mala experiencia en una granja o lugar de trabajo. Lo puedes hacer en este enlace AQUI.

Y si has tenido buena experiencia en alguna granja o Working Hostel  no dudes en contarnos tu experiencia, ya que puede ser de mucha utilidad a próximos viajeros.

Dejar respuesta